Logo MexiDrill Chalco

cambio climático y medio ambiente en la historia del lago de chalco

cambio climático y medio ambiente en la historia del lago de chalco
Logo MexiDrill Chalco
< >

En la segunda semana de febrero, el Departamento de Sismotectónica y Exploración Geofísica de la CFE, junto con el apoyo de la empresa consultora Geotem Ingeniería, S.A., realizó mediciones geofísicas en las inmediaciones del sitio de perforación. El estudio consistió en la realización de Sondeos por Transitorios Electromagnéticos (TEM) con diferentes configuraciones geométricas, Sondeos Magnetotelúricos (MT) con diferentes equipos y mediciones de dispersión de ondas superficiales (DOS).

El sondeo TEM se realiza con un transmisor que inyecta corriente a una espira extendida en la superficie del terreno. Al interrumpirse la corriente se inducen corrientes eléctricas en el terreno, las cuales con el tiempo van penetrando el subsuelo. La misma espira o una bobina receptora se usan para medir el campo magnético secundario causado por las corrientes inducidas. Ya que la magnitud de las corrientes inyectadas y su desarrollo en el tiempo dependen de las resistividades eléctricas del medio, el sondeo TEM permite establecer un modelo de resistividades del subsuelo que refleja los diferentes materiales geológicos de la columna estratigráfica.

Los sondeos MT aprovechan la presencia de ondas electromagnéticas de origen natural (corrientes ionosféricas y magnetosféricas, tormentas eléctricas) y artificial (transmisores de onda larga). Las variaciones temporales del campo magnético inducen corrientes eléctricas en el subsuelo. Las corrientes a su vez están ligadas a campos eléctricos los cuales generan campos magnéticos secundarios. Ambos campos se miden en la superficie para conocer la resistividad eléctrica del medio. Ya que la penetración de las ondas electromagnéticas depende de la frecuencia de oscilación y de la resistividad eléctrica del medio en que se propaga, los sondeos MT permiten conocer la variación de la resistividad eléctrica con la profundidad.

El análisis de ondas superficiales es un método para obtener la velocidad de onda cortante (Vs), la cual refleja las propiedades mecánicas de los distintos materiales del subsuelo. Las ondas superficiales tienen la propiedad de ser dispersivas, es decir, su velocidad varía en función de la frecuencia. Para realizar las mediciones se usan sensores (geófonos) colocados en un arreglo geométrico (que puede ser lineal, triangular, etc.) que detectan perturbaciones del suelo provocados por fuentes activas (marro, explosivos, etc.) y/o pasivas, al registrar con un sismógrafo las vibraciones naturales del terreno (microtremores y ruido sísmico). De las mediciones obtenidas, se analizan las propiedades dispersivas de las ondas superficiales para obtener modelos de Vs contra profundidad.

El análisis preliminar de los modelos obtenidos tras la interpretación de las diferentes mediciones geofísicas, mostró la presencia de un contacto a una profundidad aproximada de 100 a 120 m. Posiblemente este contacto refleje la transición de un ambiente dominado por sedimentos lacustres (arcillas y limos) en la parte somera (< 100 m) a depósitos volcaniclásticos a mayores profundidades reportada en otros estudios de exploración directa e indirecta realizados en la zona.



Estamos en construcción